BRITA historia agua

Historia de BRITA: cómo empezó todo

Más de 50 años de experiencia

BRITA historia vaso de agua

En la década de 1960, Heinz Hankammer fundó la empresa BRITA, inspirándose en el nombre de su hija. Y lo hizo con el objetivo de mejorar la calidad del agua del grifo, primero para las baterías de coche y, después, para uso doméstico. En 1970 lanzó y patentó la primera jarra filtrante de agua. Lo que empezó como un pequeño taller en su jardín es hoy, 50 años después, una empresa internacional.

La primera jarra filtrante de agua, oficialmente conocida como Haushaltswasserfilter I (Filtro de agua doméstico I), consistía en un embudo dentro de un recipiente transparente. Simple y funcional. La forma del embudo y su intenso color naranja reflejaban el estilo de los 70, pero el principio de filtrado se adelantó a su tiempo. Hankammer utilizó resina de intercambio iónico y carbón activo para reducir la cal y las sustancias que alteran el sabor y el aroma del agua. El resultado fue un agua más blanda y con mejor sabor. Y así sigue siendo.

La favorita para el té, los profesionales del reciclaje y los concursos de diseño

El desafío: Heinz Hankammer sabía que el té hecho con agua filtrada tiene mejor sabor y color, pero ¿cómo convencer a todo el mundo? Así nació el test del té. Preparó dos tazas de té: una con agua normal del grifo y otra con agua filtrada BRITA. Al enfriarse, en la superficie del té con agua del grifo aparecían unas desagradables vetas, mientras que el otro seguía claro y con un delicioso aroma. Todos los testigos quedaban impresionados.

Heinz Hankammer trabajó sin descanso para mejorar los detalles técnicos de su producto, sin descuidar aspectos como la sostenibilidad y la responsabilidad. Al principio, la única pieza de recambio era el material filtrante, pero en 1979 BRITA añadió los filtros a su catálogo.

Desde 1992, las instalaciones de la empresa en Taunusstein (Alemania) tienen su propia planta de reciclaje de filtros usados. Allí, BRITA separa la mezla de carbón activo y resina de intercambio iónico en la sala de regeneración y finalmente incorporarla a los nuevos filtros.

Además de invertir en investigación y ampliar la gama de productos con filtros de calidad profesional para uso comercial, BRITA ha apostado siempre por un diseño atractivo. El lema de Heinz Hankammer, «sencilla, útil y económica», sigue sirviendo de inspiración hoy día para los diseñadores de BRITA. En 2008, la jarra filtrante de agua Navelia obtuvo el premio japonés Good Design Award y, en 2009, el prestigioso Red Dot Award.

BRITA historia WD3030 madre hija en la cocina

Vamos a cambiar el modo en el que las personas beben agua de manera sostenible. - Visión de la empresa BRITA

Calidad con sello europeo

Después de la introducción de los filtros de calidad profesional en 1980, bares y restaurantes empezaron a confiar en BRITA. Y es que, simplemente, el agua filtrada sabe mejor. Potencia el sabor del café, el té y la comida, que se disfrutan mucho más. El sector se expandió con rapidez, en parte porque el agua filtrada BRITA ayudaba a proteger maquinaria de gran valor. Ya no era necesario invertir grandes sumas en tareas de mantenimiento y reparación para eliminar la cal. Hoy en día, el agua filtrada BRITA se usa incluso en hospitales, residencias de la tercera edad, escuelas, guarderías y oficinas.

Markus Hankammer, CEO de BRITA Group desde 1999, sigue impresionado por la visión de futuro de su padre y su capacidad de «desarrollar una tecnología entonces desconocida, sin sospechar que estaba creando un nicho de mercado internacional». Un mercado que BRITA sigue liderando en la actualidad.

En BRITA trabajan 1.827 empleados en todo el mundo repartidos en 28 filiales y sucursales nacionales e internacionales en 66 países, incluidas 942 en la sede de Alemania. La empresa familiar dispone de centros de producción en Alemania, Gran Bretaña, Italia, Suiza y China.

Expansión global

La expansión de la empresa a nivel internacional es un objetivo estratégico clave. Sus primeros mercados fueron España y Francia. El Reino Unido empezó a ser un mercado importante en los años 80, y sigue siéndolo hoy día. Actualmente, BRITA tiene también filiales en Japón, China, Taiwán y Hong Kong. Recientemente BRITA abrió una oficina en Turquía, puerta de entrada de Asia.

Conocer los hábitos de consumo de agua de otras culturas y mejorar la calidad del agua son dos pasos imprescindibles para el desarrollo de tecnologías y productos innovadores. Según Markus Hankammer, así es como BRITA, una empresa que transmite «confianza y experiencia», se da a conocer al mundo.